martes, 25 de septiembre de 2012

Vuelve a apostar

Teléfonos que suenan. Llamadas que no llegan. Ganas que no se marcan. Decepciones que no escuchas. Se escuchan portazos de puertas que se cierran con llave; intentando huir de historias mal narradas entre silencios sostenidos. Es entonces cuando comienzan a sonar las trompetas por la victoria. El camino parece más recto; no hay absurdas curvas.

Las cartas se reparten, el juego no ha terminado. Mientras él juega sin apostar tú te dejas todo en un "all in"; el miedo de perder lo poco que te queda aumenta por miradas. Todo tu orgullo termina encima de una mesa de madera malgastada y pegajosa; en ella tus ganas se encuentran valoradas en un par de fichas. Basta de miradas evitadas y juegos sucios, es la hora de enseñar lo que lleváis. Poned las cartas sobre la mesa. Tú enseñas una simple pareja, él esbozando una gran sonrisa te enseña su gran jugada tonta. Trío de ases. Cómo no. Ilusa de ti; no sólo existes tú. No eres la única que intenta hacerle feliz; hay como varios corazones soñando con la misma escalera de color que la llevará lejos de la dichosa realidad. Levanta la cabeza, no dejes de apostar por tus sueños. Pero, haznos un favor a todos, encesta ese sueño dentro del cubo de la basura de una vez; no es tan difícil.



Tal vez lo que ocurre es que el poker no es lo tuyo. ¿Has probado con la ruleta? El número 7 parece que no está tan mal. Buena suerte.

1 comentario:

  1. En este me sentio identificado, esta mu bien lura. (trop)

    ResponderEliminar