lunes, 17 de junio de 2013

Midiendo mi corazón

Una vez soñé que me hacía gigante,
que me hacía mayor por así decirlo.
¡No veáis que susto!
Una vez soñé que vivía entre gigantes,
que era demasiado diminuta para cualquier cosa,
para cualquier lugar.
¡Cómo grité para que me escuchasen!
Dicen que los sueños son una mezcla de recuerdos,
que ni si quiera recordabas,
mezclados con algo de imaginación.
No me lo creía, para nada.
¿Quién va a saber que son recuerdos que ni si quiera recuerdas si no los recuerdas?
¿Quién el mago que hace desaparecer un conejo?
Pobre conejo.
¿A qué cruel lugar lo hará aparecer?
Bueno a lo que iba,
Que no me lo creía,
hasta que claro.
Cómo siempre llegaste tú y pusiste mis pensamientos boca arriba.
Aprovechando que tenía el ombligo al revés
Y demasiada sangre en mis mofletes rojos.
Llegaste y me besaste.
A dos manos.
Acariciando mis mejillas sonrojadas un nivel más rojizo.
Me sentí diminuta entre tus manos,
Pero al sonreírme
sentí mi corazón enorme.
Bombardeando mis costillas,
intentando escapar de mi para llegar a ti.
¡Fui gigante y fui diminuta!
Y ojalá lo fuese siempre.

Ojalá contigo siempre.

7 comentarios:

  1. Escribes muy bien,pasaba por casualidad y me dije porque no comentar.
    Un saludo Laura.

    jose.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué bonito!! ¡¡Cuantos lejanos recuerdos!! (¿no tienes recuadro de seguidores?)

    SALUD!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, felicidades, seguiré leyendo y pasándome por tu blog. Me suscribo.
    Un beso de la puta y el escribano.
    http://laputayelescribano.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) me alegra que te guste.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Ojalá sigas escribiendo siempre.
    Gracias por tu comentario en mi blog, intentaré pasarme siempre que pueda por aquí.


    Besos. Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! No sabes la ilusión que me hace que me digas eso :) ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar